Capítulo 4

Neomuna es un lugar maravilloso para que un cazador corra. Este cazador en concreto.

Aquí el bullicio de la vida tiene lugar cerca de la superficie, como un río invisible, como una bandada de aves migratorias o como el momento de emoción justo antes de que caiga un rayo. Aquí, la atadura se entrelaza entre sus dedos, tan fuerte y flexible como una cuerda. Lo único que tiene que hacer es seguir corriendo. ¿Y por qué iba a querer parar en algún momento?

Las pisadas, la euforia de la caída libre, el chasquido que se produce cuando agarra el tejido mismo de la existencia y vuelve a elevarse con el impulso de la caída en picado. Mientras se mueve, al girarse, percibe algo cobrizo y dorado que refleja las luces de la ciudad. Se da cuenta de que hay vex en las calles…

¿Formarán parte también del mismo flujo? Sea como sea, hacen eco sobre el tejido, como las flores en la superficie de un río caudaloso. El cazador salta de un edificio al siguiente sin detenerse y encuentra sin esfuerzo el lugar donde se reunirán todos esos vex. Lanza un nudo arrollador en medio y se marcha.

Qué maravilla el simple hecho de moverse y no detenerse nunca.

Más tarde, cuando la euforia se desvanece y accede a realizar algunas tareas en pro de la ciencia, se posa en lo alto del Filo del Artefacto, ese saliente vertiginoso de Nessus. Hay un ascensor para bajar, pero ningún cazador que conozca lo ha cogido nunca, y desciende saltando en caída libre, sin miedo.

En Neptuno, en ese lugar de Neomuna donde el artefacto de la Oscuridad apuntala la existencia de la ciudad, encontrar el tejido fue fácil. Aquí…

Aquí, en Nessus, no está tan cerca de la superficie, pero ahora sabe lo que busca y, por la Oscuridad, lo que busca también lo conoce a él. El cazador entrelaza sus manos con el telar del mundo y salta al vacío. La risa y la atadura lo mantienen a flote. Siente el placer y la libertad, y el asombro ante la inmensidad de la existencia.

Es más fácil pillarle el truco en lugares cercarnos al Velo, pero la atadura está en todas partes. ¿Cómo podría ser de otra forma?